Archivo de la etiqueta: Gino Moretti

DON GINO, 100 AÑOS PARA RECORDAR

Hace pocos días atrás, Gino cumplió 100 años y reunió a toda la familia para celebrarlo. Toda una vida para repasar su historia personal y la de la región que habita desde que tenía 10. El suelo valletano que trabajó, hijos y nietos que vio crecer y un presente que lo encuentra con vitalidad y rodeado de mucho afecto. Este fin de semana visitamos a don Gino Moretti para conocer algo más de este centenario que festeja. Junto a su hija Teresa nos recibió en su chacra de Fernández Oro.

gino moretti

“Allá vivíamos también en la chacra, mis padres siempre fueron chacareros. Cuando nos vinimos tenía entre 10 y 11 años. Era grande ya. Había 3 hermanos mayores que estaban acá y consiguieron la tierra. El dueño les dijo que si traían la familia, nos daba 50 hectáreas para trabajar alfalfa. Hacían fardos y los vendían en Buenos Aires”, resume Gino. La oportunidad los atrajo y se mudaron a la Argentina. Les pagaron los pasajes y devolvieron el costo con trabajo. Padres, una tía, hermanos… todos se instalaron en el valle. Se precisaba mucha mano de obra y este rincón del mundo fue un imán de inmigrantes.

gino moretti 2

“Yo nací en Monte Urano, en Italia. Era un lindo lugar, llano. Se trabajaba mucho la tierra con bueyes, con picos… a sembrar. Era todo verde,” recuerda. “Se luchó mucho, pasamos miseria. Yo no sabía lo que era comer carne. La conocí acá. El pan se hacía en casa en un horno de barro. Se vivía muy tranquilo”, dice.

gino moretti niño

Su juventud en Río Negro marcó el inicio de una gran familia propia. “En la quinta criábamos pollos, de todo. Por suerte encontré una compañera que trabajaba a la par mía. Era muy buena, ya se me fue hace unos cuantos años”, recuerda. “Acá en Allen no había asfalto, no había nada. Sólo la huella. Acá se hizo de todo. Plantamos viña los primeros años. Y tomates para la fábrica. Después cosechamos manzanas. De a poquito. De peso a peso fuimos haciendo el techo. Hicimos la casita para mi hijo y mi nuera”, nos cuenta. “No se quiso nunca alejar de mí. Vivíamos con mi señora en paz”, asegura.

Entre sus historias aparece un vecino muy conocido de Allen. “Con Amadeo Bilo agarraba toda la cosecha, era muy trabajador el hombre y pagaba al contado. Después fuimos socios en la Millacó y ahora se terminó todo eso. Se fundió lo que estaba hecho”, dice Gino de su amistad con otra familia histórica. “Se usaban los caballos para trabajar. Con el tiempo compramos un tractorcito y aliviamos el trabajo con herramientas, con unas máquinas de curar. Hay de todo, tenés arado, rastro. Yo iba comprando. Sobraba un pesito y lo invertía acá“, explica.

gino moretti casa

Las décadas fueron pasando en el calendario y los cambios fueron necesarios. La chacra pasó de la viña a los frutales y de los hijos a los nietos. Él se retiró de las labores diarias de la tierra y dejó el compromiso en manos de sus familiares. Con 100 años cumplidos, Gino celebra la compañía y afecto de sus seres queridos. Lo cuidan, lo miman y ruegan que el abuelo los guíe un poco más en el camino de la vida.

Fotos: Gentileza Familia Moretti